Strings360 – Inicio

Iniciamos el 2021, iniciamos Strings360, luego del dos mil veinte, 20-20, año que todos recordarán. A las carencias de nuestro país, Venezuela, solo faltaba sumarle una pandemia mundial. Mucho se ha escrito de cómo el arte, las artes, han sido uno de los elementos que ha logrado mantener a la humanidad en pie. Pero aunque suene hermoso como lírica no menos cierto es que el camino de las artes también ha sido terriblemente golpeado. Al inicio de la pandemia hicimos un vídeo con la etiqueta #MyPandemicSurvivalPlan y sin duda así ha sido. La música nos da un mecanismo de soporte y por ello nos sentimos afortunados. Pensando en cómo extender esto comenzamos a trabajar en este proyecto musical. La propuesta debía ser diferente. Más allá de simplemente alimentar el ego con un vídeo musical o continuar con unas clases repetidas muchas veces. Decide entonces Alleidy  continuar con un grupo de sus alumnos pero a nivel personal atendiendo a cada uno de ellos en casa a mediados del año 2020 mientras el núcleo (escuela de música de «El Sistema») de nuestra ciudad permanecía cerrado. Grandes y bonitos peldaños se han alcanzado desde entonces.

Previo a esto, en el año 2019, Adrián logra entrar a la escuela de música de la Universidad de Millikin en Decatur, Illinois, USA. Con una excelente beca pero no total, el mantenimiento económico ha sido complicado por las razones que todos sabemos y que no vamos a detallar acá, pero él ha hecho su camino para poder avanzar. Alcanzando excelentes resultados académicos ha participado en diversas producciones musicales y es miembro regular de la MDSO. Hoy día es el primer violín de su universidad. Estudiando la licenciatura en música recibe una formación integral que va más allá de lo musical, obteniendo instrucción en áreas no solo de su instrumento sino también de composición, dirección, análisis etc y en otras áreas de elección como poesía, filosofía, e incluso de tecnología y ciencia. En próximas publicaciones hablaremos de la interpretación errada que se suele hacer de una carrera en música.

Quisiéramos pues que esta experiencia se pudiera extender a muchos jóvenes más, que el recorrido de Adrián fuese posible replicarlo, quizás por ahora orientada en música pero que pudiese ser abierta a que, así como nosotros soñamos, muchos más puedan soñar. Soñar sus sueños, los de ellos, los sueños que nuestra sociedad y muchos individuos se empeñan en truncar.

2020 el año de las dificultades ¿Como pedir sin primero dar? Nuestra meta en este momento es lograr que Adrián culmine su licenciatura. Las condiciones económicas del mundo en general son difíciles, las de nuestro país están el escalón más bajo. Los alumnos que actualmente tenemos algunos de ellos colaboran en la medida de sus posibilidades, algunos con una pequeña colaboración económica otros con algún pequeño presente para la profesora que viene cargado con un inmenso cariño. Sin embargo el continuar es complejo pero no por ello imposible. Nuestra meta es que podamos reunir los fondos para la escolaridad de Adrián y, porque no, para muchos otros en el futuro, pero eso será posible si nuestros muchachos continúan formándose acá, al menos en los niveles básicos que consoliden una buena técnica y niveles medios que les permitan explorar su capacidad. Necesario es seguir adelante.

Por ello hemos abierto este espacio y pronto publicaremos algunas vías en la que aquellos que quieran puedan ayudar a ayudar a los demás.

No Comments

Post A Comment